El embarazo es un proceso biológico, hormonal, físico y emocional muy importante en la vida de las mujeres que deciden ser madres. Durante este periodo el cuerpo de la mujer experimenta cambios importantes. En el post de hoy os damos consejos para fortalecer el suelo pélvico tras el embarazo.

Principales cambios por trimestres

El cuerpo de la futura mamá se prepara para alojar una vida en el vientre durante 9 meses.

En el primer trimestre los cambios son más internos. Se empiezan a segregar hormonas específicas para el periodo de gestación y la lactancia.

 A partir del segundo trimestre los cambios físicos empiezan a ser evidentes en la zona del abdomen. Las caderas se ensanchan y la cintura desaparece, los pezones aumentan su tamaño y se oscurecen.

Durante el último trimestre del embarazo, el cuerpo femenino experimenta muchos más cambios, se está preparando para el parto. En estas últimas semanas se amplían más las caderas para que él bebé se acomode. La cabeza del bebé se sitúa en la salida de la pelvis para facilitar el nacimiento en forma natural.

Esta última etapa del embarazo puede tener consecuencias, en tu salud en un futuro inmediato o a medio plazo. Las zonas más afectadas son el abdomen y el suelo Pélvico.

El suelo Pélvico

El suelo pélvico es un conjunto de músculos que recubren la pelvis en su parte inferior. Su función es sostener y proteger los órganos (vejiga, útero, recto y ano).

Este músculo es el responsable de contraer el esfínter uretral y anal. Con ello, evita la pérdida de orina, heces o escapes de gases.

También, es una parte fundamental en el desempeño sexual tanto en hombres como en mujeres. El suelo pélvico recubre las paredes vaginales y es responsable de la erección y control de la eyaculación.

Saber el estado de tu suelo pélvico tras el embarazo

Según diferentes estudios el 80 % de las mujeres sufren algún tipo de alteración después del parto. Por ello, es primordial conocer el estado del suelo pélvico tras el embarazo para detectar posibles problemas y dar con la solución.

Algunos de los problemas más comunes después de dar a luz son:

  1. Incontinencia urinaria / fecales /gases.
  2. Dispareunia, dolor durante la penetración.
  3. Diástasis abdominal (cuando se separan las bandas musculares que hay a cada lado de la línea alba. Pudiendo provocar en los casos más graves hernias abdominales.
  4. Prolapsos genitales (caída de órganos).
  5. Dolores Pélvicos Crónicos.

Todo tiene solución y aquí te contamos algunas soluciones efectivas y no invasivas.

Ejercicios para ejercitar tu suelo pélvico

La zona pélvica es ejercitable antes, durante y después del embarazo. Es fundamental cuidar de ella para que la salud sea óptima, aquí te vamos a dar algunos ejercicios básicos. Estos ayudarán al cuidado y evitarán el deterioro o desgaste de los músculos del suelo pélvico.

Antes de plantearse ser mamá, si no te lo has pensado o si ya lo eres. Te comentamos que es importante hacer ejercicio para el fortalecimiento del suelo pélvico.  Haciendo esto mejorar la vida sexual, el control del esfínter uretral y anal. Además, ganarás tono muscular y tendrás el abdomen plano.

Los ejercicios KEGEL

Son los más usados para el fortalecimiento del suelo pélvico. Esta práctica se utilizada desde los años 40, creada por el Ginecólogo Arnold Kegel. Estas son contracciones voluntarias del suelo pélvico, de esta manera se fortalece la musculatura de la zona perianal.

Para este ejercicio es muy importante conocer las posturas. Si se hacen bien se lograrán mejores resultados y no se verá afectada la lumbar ni los músculos colindantes. Se pueden llevar a cabo a diferentes ritmos y combinando varias posturas.

  • Tumbada boca arriba: piernas recogidas espalda recta y pelvis neutra.
  • Tumbada boca abajo: piernas estiradas pero relajadas respetando la curvatura de la espalda.
  • Sentada en una silla: sentada en el borde de la silla con la espalda recta y la pelvis neutra.
  • En cuatro patas: apoyo en manos y rodillas o apoyo en codos y rodillas.
  • Cuclillas: espalda recta respetando la curvatura natural.
  • De Pie: rodillas semiflexionadas y pelvis neutra.

Si vas a realizar los ejercicios Kegel te recomendamos hacerlos a conciencia e infórmate para ampliar la información y conseguir mejores resultados. Estos ejercicios lo puedes hacer en cualquier momento de la vida y son aptos para hombres y mujeres.

 Aparatología estética: Aparatos para fortalecer el suelo pélvico

Además de los ejercicios, la aparatología estética ayuda a que el fortalecimiento del suelo pélvico sea más rápido. A su vez, se obtienen buenos resultados en pocas sesiones.

Beneficios de la radiofrecuencia

La radiofrecuencia actúa directamente sobre el metabolismo celular del músculo pélvico. Con esta aparatología se obtiene tono muscular y se fortalecen los ligamentos.  Funciona generado más irrigación sanguínea y regenerando los colágenos y elastinas.

Consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel. Más concretamente sobre la zona específica a trabajar. Es un tratamiento no invasivo y es usado para regenerar colágeno, mejorar la circulación, drenaje linfático y disolución de grasa.