A lo largo de este artículo, os hablaremos de qué es y cómo ayuda el drenaje linfático. También, de cómo optimiza los resultados de cualquier tratamiento estético y mejora la salud en general.

Para entender que es un masaje o drenaje linfático. Primero tenemos que saber qué papel cumple el sistema linfático en el cuerpo humano.

El sistema linfático es una red de drenaje que transporta hasta el vaso la linfa, que es un líquido acuoso.

¿Qué es el Sistema Linfático?

El sistema linfático es una red de drenaje que transporta hasta el vaso la linfa, que es un líquido acuoso. Este líquido contiene glóbulos blancos, células que combaten bacterias, agua, proteínas y grasas.

Gracias a este proceso el cuerpo humano filtra y depura las sustancias que no son buenas para su salud.

De esta forma, el organismo funciona de forma correcta. Funciona en conjunto con el sistema circulatorio y el inmunológico.

¿Cómo aprovecha la estética este proceso fisiológico?

Cuando se realizan procedimientos estéticos, los estímulos (luz, calor, frio o electricidad, ETC) actúan sobre el cuerpo para reactivar algún proceso fisiológico en concreto.

El sistema linfático es el aliado perfecto en algunos tratamientos estéticos, ya que terminará el trabajo que inició el tratamiento, pero de forma natural. Por ejemplo, en casos como la destrucción de grasas, limpiezas faciales o corporales, remodelación y tonificación.

Cuando se elimina grasa localizada ésta se destruye y va directa al sistema linfático. Pero, el cuerpo humano tiene sus tiempos y sus procesos.

Para ver mejores resultados y de forma más rápida un drenaje linfático es la alternativa. Ya que ayudará a activar el sistema linfático y circulatorio, mejorando sus funciones y acelerando
el proceso de depuración natural.

Este proceso es similar con los tratamientos de limpieza, tonificación y de modelación corporal.

¿Qué es un drenaje linfático?

El drenaje linfático consiste en masajes o movimientos lentos y repetitivos. Que siguen la
direccionalidad de los sistemas linfático y circulatorio estimulando la limpieza de cuerpo y
mejorando su funcionamiento.

Tipos de Drenajes linfáticos:

Existen dos tipos de drenaje linfático el manual y el que se realiza con Aparatología.

Drenaje Linfático Manual

El drenaje linfático manual se realiza con las manos directamente en la piel. Lo ideal sería que lo realizara un profesional en kinesiología, fisioterapia o esteticista.
Es un masaje lento y suave que moviliza la linfa a los nódulos linfáticos.

Drenaje con aparatología o asistido

Este drenaje se realiza con aparatos especializados que activan o estimulan el sistema linfático, hay diferentes tipos de aparatología.

La más usada es la presoterapia, pero no es la única. Te contamos algunas otras alternativas que se usan en la rama de la estética:

Ultrasonido: Es un método de ondas sonoras de alta frecuencia que rompe grasa. Se realiza con un cabezal de diámetro pequeño que realiza masajes circulares hasta llegar a los nódulos
linfáticos.

Radiofrecuencia: La radiofrecuencia tiene muchas aplicaciones, una de ellas es ayudar a movilizar la grasa hacia los nódulos linfáticos. Este proceso se realiza con masajes y movimientos
de cabezal. Las zonas donde se puede realizar son la cara, el abdomen y las piernas.

Beneficios del drenaje linfático

Existen múltiples beneficios, tanto estéticos como para la salud. Aquí os contamos algunos para que os animéis a prestar este servicio. O a ir a al centro de estética a hacerlo.

Beneficios estéticos:

  1. Moldea y mejora la silueta del cuerpo
  2. Mejora la apariencia de la piel en la zona tratada
  3. Atenúa la celulitis

El sistema linfático es el aliado perfecto en algunos tratamientos estéticos, ya que terminará el trabajo que inició el tratamiento, pero de forma natural.

 

 

 

 

 

 

 

Beneficios para tu salud:

  1. Relajación muscular
  2. Aumento de la movilidad intestinal
  3. Reduce la inflamación
  4. Mejora la función del sistema inmune
  5. Disminuye el dolor

¡Mejora tu cuerpo de adentro hacia afuera!